miércoles, 11 de diciembre de 2013

Mijail Frolovskiy - Nuestra Generación

NUESTRA GENERACIÓN

A los diecisiete  aprendíamos a amar.
A los veinte  aprendimos a morir.
Sabíamos que si estábamos vivos,
es porque no había pasado nada aun.
A los veinticinco aprendimos a cambiar
la vida por unos peces, papa y leña.
No había tiempo para admirar
el tierno color de los rostros ruborizados.
Vivíamos  como en un vagón, temblando.
Los días pasaban sin detenerse,
y a los treinta  abrimos los libros
con la mano tosca por el trabajo.
Con los jóvenes,  a los treinta y cinco,
comenzamos a rehacer la vida,
la demolimos, pero no sabíamos
cómo reconstruirla.
¿Qué nos quedó por  aprender a los cuarenta?
¡Salteamos tantas páginas!
¿Que la vida es corta?
Pero eso lo sabíamos a los veinte.

1928

MIJAIL FROLOVSKIY (1895 - 1943)

lunes, 9 de diciembre de 2013

Leonard Cohen - La canción del cornudo

La canción del cornudo

Si esto parece un poema
ya te aviso desde el comienzo
que no era mi intención.
No quiero convertir nada en poesía.
Lo sé todo de ella
pero eso ahora no importa.
Esto es algo entre tú y yo.
Personalmente, me importa un carajo
quién llevó a quién:
de hecho, me pregunto si algo me importa en verdad.
Pero se supone que un hombre debe decir algo.
En cualquier caso: la ahogaste en cerveza,
te la llevaste a tu cuarto, pusiste los discos apropiados,
y en una hora o dos todo acabó.
Lo sé todo de la pasión y el honor
pero por desgracia aquí no pintan nada:
ah sí, hubo pasión, ya me imagino
e incluso un poco de honor,
pero lo importante era ponerle los cuernos a Leonard Cohen.
Joder, ya que estamos, puedo decírselo también a ella.
No me queda tiempo para escribir más.
Debo rezar.
Debo esperar junto a la ventana.
Lo repito: lo importante era ponerle los cuernos a Leonard Cohen.
Me gusta esa línea porque incluye mi nombre.
Lo que realmente me pone enfermo
es que todo sigue como antes:
todavía soy una especie de amigo,
todavía soy una especie de amante.
Pero no por mucho tiempo.
Por eso os aviso.
De hecho, me estoy transformando en oro.
Es un proceso largo, dicen,
ocurre por etapas.
Esto es para informaros
que ya me he transformado en piedra.

Leonard Cohen

Michael Houellebecq - Las partículas elementales (fragmento)

En los segundos que siguieron a ese primer beso, y a pesar de las afirmaciones de la revista, Annabelle se sintió terriblemente triste.  Algo nuevo y doloroso le invadía el  pecho muy deprisa.  Salió del Katmandú, negándose a que el chico la acompañara.  Mientras abría el antirrobo del mobilette, temblaba un poco.  Esa noche se había puesto su mejor vestido.  La casa de su hermano solo estaba a un kilómetro, apenas habían dado las once cuando llegó, todavía había luz en el salón.  Fue en esas circunstancias, una noche de julio de 1974, cuando Annabella accedió a la conciencia de dolorosa y definitiva de su 'existencia individual'.  La existencia individual, revelada al animal en forma de dolor físico, solo llega a las sociedades humanas a la plena consciencia de sí misma gracias a la 'mentira', con la que se puede confundir en la práctica. Hasta los 16 años no había tenido secretos para sus padres; tampoco los había tenido para con Michel, y ahora se daba cuenta de lo raro y valioso que eso resultaba.  Esa noche, en unas pocas horas, Annabelle se dio cuenta de que la vida de los hombres es una sucesión ininterrumpidas de mentiras.  A la vez, se dio cuenta de su belleza.

Michael Houellebecq -
Las partículas elementales (fragmento)

jueves, 15 de agosto de 2013

Ki no Tsurayuki - Selección de tankas

Tankas:

Del cerezo la flor no pierde pétalo sin viento
El corazón humano desfallece en la calma.

***

Río de los junquillos   aguas de amplias ondas
que velozmente fluye   Desde hace tiempo
pienso en cierta persona.

***

La flor de cerezo agreste   entre la bruma
apenas se percibe    Así a la persona que raramente
vemos, anhelamos.

***

No es el adiós como la negra tinta
pero la soledad manchó mi pecho.


 Ki no Tsurayuki

sábado, 27 de julio de 2013

Ma Xianglan - Tras tu partida

 Tras tu partida

II

Tras tu partida no he vuelto a levantar

mi copa de jade.

El vino disipa la tristeza.

Pero, ¿por cuántas horas solamente?


Ma Xianglan (1548-1604)

jueves, 18 de julio de 2013

Robert Creeley - Amor

Amor

Hay palabras que son
como la carne
voluptuosas
en su humedad,
su tibieza.

Tangibles, nos devuelven
la calma
y el consuelo
de nuestra humanidad.

Y no decirlas
vuelve abstracto
todo deseo
así como su muerte.

Robert Creeley

Berna Wang - El mundo entero puede saltar en pedazos

El mundo entero puede saltar en pedazos
—tal es su fragilidad—
en el próximo segundo.

Lo único que podemos hacer
es hacer
lo que tenemos que hacer.

Berna Wang